Sin contar con la ayuda de Kevin Love y Kyrie Irving, el año pasado fue capaz de competir en las Finales contra Golden State Warriors. Cualquiera diría que con ese resultado LeBron James no lo pudo hacer mejor. Él no lo tiene tan claro y manda un aviso a sus rivales: “Me siento diez veces mejor que el año pasado”.

“Hablamos de la forma en la que que mi cuerpo se sentía. El año pasado recibí mucho castigo físico. No es una manera de pensar, es sólo la realidad. Me siento diez veces mejor que el año pasado. Esa es la mentalidad”, expresa en declaraciones recogidas por ESPN.

Con cinco finales consecutivas, LeBron admite que el enlazar temporadas tan largas es algo que pasa factura, pero que no por ello tiene intención de descansar más. En el presente curso sólo se ha ausentado en un partido por tal motivo.

“He jugado tanto baloncesto, sintiéndome tan bien, y ahora bastantes de esos días se han terminado. No conozco a nadie que haya jugado 13 años y pueda decir: ‘Me he despertado y me siento genial’. Estoy genial porque me despierto cada día y puedo hacer lo que hago, pero parecerme a un tipo de 23 años… esos días han pasado”, finaliza.