Aun con el título de la NBA ya en las tripas del Quicken Loans Arena, LeBron James no piensa detenerse. El jugador de los Cavs ha dejado claro a su equipo que no irá a ninguna parte este verano, tal como se ha hecho eco ESPN.

La situación de James es, no obstante, algo peculiar. El propio MVP de las Finales 2016 es agente libre sin restricciones y, por lo tanto, podría irse a cualquier otro equipo libremente. Negociando y dando la espalda a Cleveland. Pero no lo hará. Sin embargo, LeBron no tiene ningún tipo de urgencia por acordar el nuevo contrato que le una a los Cavs a partir de la temporada que viene.

Actualmente, James se encuentra disfrutando de sus vacaciones, con su familia, y pese a que la agencia libre ha echado humo desde el primer día, el líder de los Cavs no ha querido interrumpir sus días de asueto. En algún momento de las próximas semanas, el jugador se reunirá con su agente, el popular Rich Paul, para empezar a trazar una estrategia contractual. Y en ese momento ambos se sentarán con Cleveland.

Opciones de LeBron James

Será Rey de nuevo en Cleveland. Lo que no queda claro es por cuánto tiempo y a qué precio. Las opciones contractuales de James pasan por firmar un solo curso por 27,5 millones de dólares —máximo permitido dada su experiencia en la liga—. Esta es la fórmula que LeBron ha aplicado las dos últimas temporadas y que le permite cierto margen de maniobra para decidir, de nuevo, su futuro cada verano. Una temporada, más otra opcional para salir al mercado al verano siguiente.

Por contra, si James quiere ponerse la alianza por varios años, podría llegar a percibir hasta 30,7 millones por temporada, lo que le convertiría en el jugador mejor pagado de la NBA, por delante de Mike Conley.