La estrella de los Caballeros de Cleveland, LeBron James, reconoció que todos en el equipo sabían que el tecer partido de la Final de la NBA en el cual superaron 120-90 a los Guerreros de Golden State era un juego de vida o muerte.

“Antes de salir a la cancha a todos nos quedó muy claro que o conseguíamos la victoria o habríamos dicho adiós a la lucha por el título, por lo tanto se trataba de buscar la victoria y eso fue lo que conseguimos con una gran labor de equipo”, destacó James.

Aunque James fue el mejor jugador de partido con 33 puntos, 11 rebotes y seis asistencias, el resto del equipo jugó el mejor baloncesto en lo que va de la serie. “Por fin hicimos nuestro mejor juego, y fue una labor de equipo”, destacó James. “Volver a nuestro campo nos da una gran confianza y lo demuestra el hecho que estamos invictos en los playoffs con 8-0”. El base Kyrie Irving hizo una gran labor, especialmente en la primera parte al conseguir 19 puntos de los 30 que aportó, y reconoció que James había establecido la pauta de como tenía que responder el equipo.

“Su lucha y poder físico hicieron la diferencia al no permitir que bajásemos nunca la intensidad”, destacó Irving, quien al igual que James destacó la labor del resto de los compañeros.

El veterano alero Richard Jefferson, que salió de titular en el puesto de Kevin Love  –baja por conmoción cerebral– hizo una gran labor durante 33 minutos que jugó al conseguir nueve puntos y nueve rebotes. El pívot Tristan Thompson impuso su poder en el juego interior con un doble-doble de 14 puntos y 13 rebotes. Ambos fueron decisivos para el triunfo de los Caballeros.