La suerte no estuvo del lado de LeBron James en el quinto juego de la serie final de la NBA. “The King” tuvo una soberbia actuación, pero fueron los Golden State Warriors los que se llevaron el triunfo y se pusieron a una victoria de arrebatarle el campeonato a LeBron y sus Cavaliers.

Sin embargo, el cuatro veces “MVP” de la NBA confía en sus capacidades y en que podrá liderar a sus “Cavs” a una histórica remontada. ¿Cuál es el motivo de esta confianza? 

“Tengo fe porque yo soy el mejor jugador del mundo. Así de simple. Ahora vamos a casa para disputar el sexto partido y tenemos lo que necesitamos para ganarlo", confesó James en conferencia de prensa posterior al duelo.

Además, “The King” admitió que ni él ni sus compañeros desean ver a Stephen Curry y compañía festejando el título que desean obtener.

"No queremos verles celebrar nada, ni en una cancha ni en la otra. Hemos llegado muy lejos y no podemos repetir los errores de estos encuentros y dejarles levantar el trofeo", concluyó el jugador de los Cavaliers.