Son los lugares más increíbles, en donde las máximas estrellas del balompié festejan los triunfos y lloran los descalabros.