La noche del jueves resultó propicia para Chicago. El equipo de Illinois se impuso en su visita a Houston por 100 a 103, resultado que unido a la dura derrota de los Pacers en Indianápolis deja a los Bulls a solo un partido de diferencia de la octava plaza.

Nikola Mirotic fue el máximo anotador de los visitantes con 28 puntos y Jimmy Butler aportó 21 tantos para liderar a unos Bulls que necesitaron remontar en el último cuarto para poder ganar el partido. No hay que olvidar la labor de Doug McDermott, autor de 15 puntos y 9 rebotes que se benefició de los problemas físicos de Derrick Rose para jugar más minutos.

Por Houston el máximo anotador fue James Harden con 24 puntos y 8 asistencias. Patrick Beverley hizo el mejor partido de su carrera con 22 puntos y Michael Beasley sigue aportando tras su regreso de China al sumar 20 puntos y 11 rebotes como suplente.

500 dobles-dobles

Pau Gasol alcanzó una cifra redonda en su carrera tras el partido del jueves en Houston. El español logró 12 puntos y 10 rebotes, logrando así su 500º partido con un doble-doble en la NBA, algo que solo habían conseguido previamente 10 jugadores en toda la historia de la liga.

“Cuando pienso en ello me resulta increíble”, explicó Gasol a The Associated Press. “Estoy agradecido de haber podido jugar a este nivel por tanto tiempo”.

Dos equipos pendientes de la octava plaza

Los Bulls apenas han ganado dos partidos consecutivos, pero han sido suficientes para volver a la vida y seguir presentes en la lucha por los Playoffs. Aunque Indiana marcha un partido por delante, Chicago tiene el factor desempate ganado en caso de que ambos equipos terminen la temporada regular con el mismo balance.

Los Rockets, en parecida situación a la de los Bulls, luchando por la última plaza de su conferencia que da acceso a los Playoffs, se quedan a medio partido de los dos conjuntos que marchan por delante de ellos; Utah, séptimo, y Dallas, octavo, son sus rivales directos.