Tras ganar en su debut de la temporada y con la ilusión que dan nombres como los de D’Angelo Russell, Jordan Clarkson, Julius Randle o el recién llegado Brandon Ingram, en Lakers de Los Ángeles andan inmersos en una reconstrucción que no habla de quiénes están en pista, sino del concepto de equipo que desean formar.

“Ahora jugamos todos juntos. Esto no se trata de un jugador, sino de sacrificarse por el equipo”, destaca Russell antes de que su compañero de segundo  año, Clarkson, recalque: “Kobe tuvo toda la atención que merecía el curso pasado, pero hay más libertad sin él”.

Lo que está claro es que ahora en Hollywood manejan nuevos conceptos; tanto es así que Russell no duda en comparar lo que desean construir con lo que se ha visto las dos últimas décadas en los Spurs.

“No hay un líder ni alguien que destaque. Cuando viajamos a San Antonio la temporada pasada, me di cuenta de que se trataba de un todo. Los 15 jugadores tenían la misma atención que Tim Duncan, que es una leyenda. Siento que estamos trabajando sobre ese concepto y eso es emocionante”.