El cuerpo de pitcheo de los Leones del Escogido ha sido el factor más estable en el juego de los capitalinos durante todo el torneo, pero la labor que ha realizado en los últimos siete duelos ha sido superlativa en todos los aspectos.

El pitcheo de los Leones ha sido efectivo durante toda la temporada, a un nivel que los coloca como primeros en la liga en efectividad colectiva con 2.50, siendo este aspecto del juego la principal razón por la cual antes de la jornada de este lunes se mantenían en el tercer lugar en la tabla de posiciones.

En los últimos siete compromisos, el desempeño de este cuerpo monticular ha estado casi intransitable, permitiendo tres carreras o menos en cada uno de esos partidos, labor en la cual ha brillado tanto el pitcheo abridor, como el de relevo.

En este tramo, los abridores de los escarlatas, han lanzado 35.2 entradas de 28 hits, con siete carreras permitidas, cinco de ellas limpias, con 13 bases por bolas y 18 ponches, logrando una efectividad colectiva de 1.26, para llevar a los Leones a registrar marca de 4-3.

En esos siete partidos, los iniciadores de los rojos se mantuvieron en el montículo por cinco entradas o más en cinco ocasiones y en ninguna le anotaron más de una carrera.  En las dos oportunidades que sus abridores no alcanzaron la quinta entrada, sus rivales produjeron tres carreras o menos, dándole la posibilidad a los campeones defensores de ganar el encuentro.

Pero a pesar del gran trabajo que realizaron los abridores de los Leones su récord es de 2-1 con cuatro partidos sin decisión.

Un relevo “duro de matar”

El gran trabajo realizado por los iniciadores rojos fue respaldado por una gran labor cuerpo de lanzadores relevistas que posee el equipo que dirige Luis Rojas.

El bullpen de los Leones cubrió 27.1 en las que le conectaron 12 imparables y le anotaron seis carreras, cinco de ellas limpias, otorgaron ocho bases por bolas y poncharon a 22 bateadores rivales y su efectividad fue de 1.66.

Los encargados de subir al montículo tras la salida de los iniciadores ganaron dos de las cuatro victorias del Escogido y cargaron con dos derrotas, además de lograr el salvamento en cada uno de los triunfos que obtuvieron en esos siete compromisos.

Pobre ofensiva

La realidad es que con un desempeño como el mostrado por su cuerpo de lanzadores los Leones debieron lograr un mejor resultado en cuanto a victorias y derrotas, pero la realidad es que la ofensiva de los rojos no ha respondido con el respaldo necesario para ganar los encuentros.

Antes de la jornada de este lunes, la ofensiva de los escarlatas promediaba 2.1 carreras en los pasados siete juegos. Este mal desempeño fue tan  evidente, que en las dos ocasiones que pisaron el home tres veces ganaron.

EL respaldo ofensivo no ha estado presente, pero es una realidad que el picheo de los Leones está rugiendo con fuerza en el béisbol dominicano.