Al mal comienzo de los Mavericks se han unido los problemas físicos. Tanto Dirk Nowitzki como Deron Williams llevan tres partidos alejados de las canchas, algo que podría acabar para el alemán esta noche ante los Knicks, pero no así para el base de los de Texas.

Ha sido el propio entrenador de los Mavs, Rick Carlisle, quien ha dejado claro que Deron no estará contra los neoyorkinos y que, por ahora, también está en el aire su presencia el miércoles para jugar ante Boston Celtics. “No es imposible”, expresa a Dallas Morning News.

En cuanto a Nowitzki, señala que la recuperación del talón de Aquiles va por buen camino, pero que en cualquier caso no van a precipitarse. “Todo está yendo en la dirección correcta, lo cual es positivo”.
Mucho que mejorar

Cuestionado por lo que han hecho durante los cuatro días que han tenido entre partido y partido, Carlisle no duda que en estos momentos se puede mejorar en cualquier aspecto del juego. “Trabajamos en todo. Somos un equipo que va 2-6, por lo que había mucho que hacer en todas las facetas a ambos lados de la cancha”, sentencia.