Cuando Jeurys Familia se subió a la lomita del Kauffman Stadium el martes en el Juego 1 de la Serie Mundial con los Mets en ventaja por 4-3 en el cierre del noveno inning, no había motivo para pensar que el dominicano no sellaría una victoria de Nueva York.

El derecho de 26 años tenía más de un mes sin conceder carrera y, desde el 31 de agosto, había permitido anotaciones de la oposición en una sola ocasión. De hecho, en esta postemporada Familia llevaba 10.0 ceros-incluyendo el último out del cierre del octavo el martes.

Pero todo eso vino abajo contra los Reales cuando el toletero Alex Gordon dio cuadrangular solitario por el mismo jardín central para empatar el partido, que finalmente ganaría Kansas City en 14 entradas.

"Fallé un pitcheo por el medio, él hizo buen swing y fue todo ya", dijo Familia después del encuentro, que fue el segundo más largo en la historia del Clásico de Otoño al durar cinco horas y nueve minutos. "Se están enfrentando los dos mejores equipos en esta World Series. No se puede cometer muchos errores".

En el 2015, Familia ha sabido reponerse de presentaciones decepcionantes como cerrador de los Mets, incluyendo un trecho bien difícil a finales de julio. Asegura el quisqueyano que así será ahora, en el momento más importante de la temporada.

"A mí no me afecta en realidad", dijo. "Mañana es otro día y vamos a venir con una mente diferente para hacer el trabajo".

Hasta el martes, Familia-quien tuvo efectividad de 1.85 y 43 juegos salvados en la campaña regular-se había visto tan confiable que los Mets se expresaron bien sorprendidos de ver fallar al quisqueyano.

"Él no permite jonrones, así que todos quedamos en shock", dijo el manager de Nueva York, Terry Collins. "Tenemos que hacer un mejor trabajo. Pero (el miércoles en el Juego 2), en la misma situación, él estará de regreso (en la lomita)".

Agregó Daniel Murphy: Sí, es un shock porque él es así de bueno. (Los Reales) tienen buen equipo y fue un solo pitcheo. Pero de cualquier manera, volvería a confiar siempre en Familia".