Ningún jugador de baloncesto masculino había logrado nunca ganar tres medallas de oro olímpicas hasta Río 2016. Tras la cita brasileña, Carmelo Anthony será el único que podrá presumir de ello. La victoria por 30 puntos en la final del domingo ante Serbia sirvió al alero de los Knicks para culminar su larga y exitosa carrera con el Team USA desde lo más alto. Tras el partido, Anthony confirmó de forma inequívoca entre lágrimas que su etapa con la selección ha terminado.

“Fue un momento muy especial”, explicó sobre sus sensaciones tras ganar su tercer oro olímpico. “Sé que éste es el final. Esto se acabó para mí. Me comprometí con esto en 2004. He pasado por lo peor y por lo mejor. Y aguanté. Estoy aquí hoy, tres medallas de oro después. Estoy emocionado por mi, pero también por los otros jugadores que nunca han experimentado nada como esto”. Además de Anthony, solo Kevin Durant (campeón en 2012) ya sabía lo que es subir a lo más alto del podio olímpico.

El jugador más veterano del equipo promedió 12,1 puntos, segundo máximo anotador del equipo tras Kevin Durant, y 5,2 rebotes. Su presencia no fue tan determinante como en citas anteriores, pero aun así fue clave especialmente en partidos ajustados durante la fase de grupos, aportando triples y carácter en momentos calientes. A sus 32 años, y habiendo sido ya campeón universitario y olímpico, Anthony centrará su carrera en conseguir el último gran título que le queda: el de la NBA.