Entre 2004 y 2012, los Reales de Kansas City hilvanaron una racha de nueve temporadas perdedoras y su única opción de progreso era un talento joven desarrollado en la propia organización tras un buen trabajo de escauteo para el draft de los Estados Unidos y las firmas internacionales.

El gerente Dayton Moore había llegado al equipo en 2009 y el dirigente Ned Yost subió al barco en 2011. Para entonces, ya estaba un programa de trabajo que llevaría al equipo a ser competivo en 2013 con un récord de 86-76 que no fue suficiente para entrar a la postemporada, pero la semilla sembrada germinaba y las flores anunciaban los frutos que vemos hoy.

Este mercado pequeño no tenía cómo ir detrás de los agentes libres cotizados y eso marcaba un solo rumbo para mantener el nivel: seguir el trabajo de desarrollo e insistir con los jóvenes recién subidos.  

Salvador Pérez, Yordano Ventura, Erick Hosmer, Mike Moustakas, Alex Gordon, Luke Hochevar y Klenvin Herrera son los jugadores que el equipo reclutó o firmó y que constituyeron piezas vitales en la conquista de la Serie Mundial 2015, lograda en cinco emocionantes choques contra los Metros de Nueva York.

Un movimiento importante fue el que trajo a otros dos estelares del triunfo azul de los Cerveceros de Milwakee.

El 19 de diciembre de 2010 Lorenzo Cain y Alcides Escobar fueron parte de un grupo de cuatro espumosos enviados a Kansas a cambio de Yuniesky Betancourt y el súper estelar abridor Zack Greinke, ganador del Cy Young en 2009. Ese núcleo que representa la décimoquinta nómina más alta de las Grandes Ligas fue el mejor en el terreno todo el año.

Su récord de serie regular fue 95-67, el mejor de la Liga Americana y en la postemporada ganaron los juegos complicados, incluidos dos extrainnins en la Serie Mundial. Con una nómina de US$110 millones 914 mil, los Reales ocuparon el lugar número 15 en las mayores.

El pelotero más caro del equipo es Alex Gordon con un salario de 13.7 millones en la campaña recién finalizada. Kansas es un conjunto cuyo poder jonronero es limitado, pero con una capacidad especial para combinar fuertes contactos, frecuencia llegando a bases y velocidad sobre el promedio.

Una rotación adecuada, la histórica rotación campeona de los tres dominicanos Jhonny Cueto, Edinson Vólquez y Ventura, y su arma letal, un relevo para el recuerdo con el también criollo Herrera, Hochevar y Davis. Tras el subcampeonato de 2014, los Reales son los merecidos campeones del 2015.