A veces cuesta arrancar antes de alcanzar la velocidad de crucero. Lo de los Houston Rockets va un poco más allá.

Tras rubricar una remontada inimaginable ante los Clippers en los pasados Playoffs, con un James Harden deseoso de reivindicarse tras que le “usurparan” el MVP, y con una plantilla tan buena o mejor que la del año pasado, las expectativas depositadas en los Rockets para esta temporada son ciertamente altas.

El comienzo, literalmente, no ha podido ser peor. Anoche parecía que podrían sumar la primera victoria del curso ante un señor equipo como son los Miami Heat. Pero una empanada monumental en el tercer cuarto acompañada de la aparición en escena de un, hasta el momento, invisible Chris Bosh volvió a condenar a los tejanos; y con dureza. La remontada de los de Florida no se limitó a remar y ganar el partido, sino que además aplastaron a su rival por 20 puntos de diferencia.

Con esta derrota y por ese margen los Rockets se han adueñado de un hito histórico nada apetecible que ha revelado ESPN Stats. Se han convertido en el primer conjunto en la historia de la NBA en perder los tres primeros enfrentamientos de la temporada por, exactamente, 20 puntos cada uno.

Primero fueron los Nuggets (105-85), y luego los Warriors se vistieron de verdugos (112-92). Ni la vuelta de Dwight Howard ni el fichaje de Ty Lawson han podido hasta el momento contener la sangría; y su líder está irreconocible. En estos tres partidos Harden está huérfano de puntería: 18 puntos por partido con un terrorífico 9% desde la zona de tres.
Esta noche, los Thunder

En la madrugada de hoy se enfrentarán ante los Oklahoma City Thunder, quienes disfrutan de un nacimiento de campaña diametralmente opuesto. Invictos. Los Rockets promedian 88,7 puntos anotados en los tres partidos disputados, mientras que los Thunder alcanzan la friolera de 122,7.

¿Lograrán poner los Rockets, ante Westbrook y Durant, fin a esta pesadilla?