Los San Antonio Spurs se dieron todo un homenaje ofensivo en la cancha de los Bucks. El equipo que dirige Gregg Popovich logró su quinta victoria consecutiva al imponerse por un abultado 123-98.

El rookie Jonathan Simmons logró la máxima de su carrera con 18 puntos, seguido por un Kawhi Leonard que se fue hasta los 24 tantos, siendo clave del gran arreón de San Antonio en el tercer periodo.

Los Spurs consiguieron la mejor marca anotadora de la temporada (123) apenas una jornada después de endosarle 121 puntos a los Houston Rockets. Los tejanos tuvieron un 54,4% en tiros de campo y 45% desde la larga distancia.

Pero si hubo alguien que impresionó, ése fue Simmons: 18 puntos, 3 rebotes y un 6/7 en tiros de campo para el jugador formado en la Universidad de Houston.

“Una de las mayores diferencias del partido ha sido Jonathan Simmons”, dijo Joe Prunty, entrenador interino de Milwaukee. “Realmente entró y cambió el partido. Su energía, su esfuerzo, peleando el balón con su agresividad. Ha tenido un impacto en el partido”, destacó.

LaMarcus Aldridge agregó 16 puntos y 11 rebotes, y Tim Duncan puso otro doble-doble con 14 tantos y 10 rechaces.

Los Spurs mejoran su marca hasta el 30-6, y se convierten en el único equipo de la NBA junto a Golden State Warriors en alcanzar las treinta victorias.

“Mueven bien el balón. Juegan una buena defensa. Tienen un pedigrí de campeones”, señaló Gregg Monroe. “Saben lo que se necesita para ganar. Cada noche juegan duro, juegan juntos. Confían entre ellos”, agregó.

Khris Middleton lideró la ofensiva de los Bucks con 19 puntos, seguido por Michael Carter-Williams y Monroe con 16 y 15 tantos respectivamente.