Un jugador para un equipo y un equipo para un jugador. Pocos destinos más apropiados que San Antonio Spurs para el ‘tempo’ de Andre Miller.

Baloncesto por aportar aún en su cuarentena, el point guard abandonaba a los Minnesota Timberwolves con una sola idea en la cabeza: el Larry O’Brien. Y a Gregg Popovich siempre se le ha dado muy bien lo de exprimir un poco más el jugo de las naranjas vacías.

Según fuentes de The Vertical, ambos frentes estarían cerca de llegar a un acuerdo que incorporara la veteranía del base a la rotación tejana. El sacrificado, para que esto ocurriera, sería Ray McCollum, Jr., quien tras llegar a San Antonio el pasado verano procedente de los Kings, no ha conseguido impactar como se esperara (apenas ocho minutos de media).

De este modo, Miller pasaría a ocupar el puesto de tercer base tras Tony Parker y Patty Mills. No cabe mucho más IQ ya en el AT&T Center.