Thomas Robinson, número 5 del draft 2012, empieza a despegar. O al menos eso parece, viendo sus escasas pero aprovechadas oportunidades en Brooklyn Nets.

El ex de Kansas, apenas ha catado la titularidad este año, pero cuando se la han concedido, se ha hecho notar. Siete partidos jugados de inicio y 14,6 puntos y 12,3 rebotes de promedio. El balance global es otra cosa; 71 partidos, 4,3 puntos y 5,1 rebotes en 12,9 minutos de juego.

Queda claro que su limitación este año ha estado en el campo de la confianza. La escasa que sus entrenadores han tenido en él. Pero las pocas veces que lo han puesto en vanguardia, ha respondido con firmeza. Y es por ello, y a raíz de su precario contrato, que este verano busque seguramente cambiar de destino.

Recambio tejano

Firmó con los Nets por dos años. Esta temporada no ha llegado al millón de dólares, y el curso que viene lo superará ridículamente. Pero cuenta con opción de jugador, y apunta My San Antonio que hará con él una bola y lo encestará en la papelera.

Acto seguido, si las perspectivas se cumplen, los San Antonio Spurs lanzarán el cebo y tratarán  de hacerse con los servicios del power forward. El límite salarial superará casi con seguridad los 92 millones de dólares el curso venidero, y Robinson estará en condiciones de aumentar sus emolumentos. Y todo esto hace que sea imposible dejar de pensar en una estrategia pensando en una potencial, sigilosa —y detestable— retirada de Tim Duncan.