Desde estelares como César Valdez y Jairo Asencio a novatos tomados en el reciente draft, como Ismael Cabrera y Eduar López; pasando por Jenrry Mejía o un invitado de la estatura de Daniel Cabrera, así como el cañonero Juan Francisco -adelantándose a la cita para jugadores de posición- se pusieron ayer a las órdenes del mánager Pat Kelly en el primer día de entrenamiento de los Tigres del Licey.

Arrancan así los trabajos para la temporada 2016-17, que arranca el 20 de octubre.

En sintonía con el entusiasmo mostrado por unos 35 jugadores, veteranos y jóvenes, que se hicieron presentes en la cita inicial en el complejo Baseball City de Boca Chica, el estadounidense Kelly aseguró que es la mezcla casi perfecta para cohesionar un equipo competitivo.

“Amo el talento joven, con el que tengo bastante tiempo trabajando en las ligas menores con los Rojos de Cincinnati y con otras organizaciones, y su combinación con los veteranos resulta una fórmula casi perfecta”, sostuvo al observar la cantidad de jugadores que se presentaron este lunes 26. Indicó que está desde el primer día en los entrenamientos, puesto que es un reto para él dirigir al Licey.