Los Tigres del Licey han llevado la voz cantante en todo el torneo, en el que constituyen el equipo de mayor consistencia. Para lograr este resultado, el dirigente Lino Rivera ha tenido que sortear el más difícil de todos los desafíos: utilizar de manera idónea el talento que tiene en sus manos.

En el béisbol de invierno dominicano la entrada y salida de jugadores es constante y mantener la armonía no es una tarea fácil, ya que todos requieren de tiempo de juego para mostrar sus habilidades. Es la lucha que ha tenido que librar Rivera en su labor con los Tigres.

“Es el trabajo más difícil que he enfrentado, van llegando y van saliendo” dijo Rivera quien ha podido lidiar con este proceso gracias al respaldo de sus jugadores. “Ha sido más fácil con la cooperación y los muchachos que han estado jugando lo han aceptado, al momento de colocar las nuevas integraciones en el terreno”.

Estar en la primera posición del torneo es un elemento que le ha facilitado a Rivera colocar todo el talento con el que cuenta y ver cómo responde cada uno en juego. “El standing nos da la flexibilidad para verlos jugar”.

Desde su llegada, el capataz azul se ha definido como un dirigente que se identifica con el jugador, por lo que no esconde su satisfacción con el trabajo que han realizado sus soldados.

“(Estamos) Muy contentos con mis muchachos, hemos tenido una consistencia durante toda la temporada y eso nos tiene muy contentos”, expresó el capataz de los felinos, quien a pesar de esto no se conforma en la búsqueda de mejorar de cara al Round Robin.

“Siempre hay margen para mejorar y nosotros vamos a trabajar para que nuestro equipo siga mejorando y cuando entre al playoffs esté al ciento por ciento”.

Uno de los cambios que tendrá que enfrentar el mánager de los Tigres antes de cruzar a la siguiente etapa en la pelota local es la partida del lanzador Héctor Noesí, uno de los pilares en la rotación de abridores. El diestro tendrá que abandonar el conjunto por compromisos con un equipo de la liga de béisbol coreana.

Rivera admite que el trabajo de Noesí ha sido importante, pero se siente cubierto por la labor de su picheo iniciador, del cual piensa que cuenta con el talento y la calidad para suplir la ausencia del derecho, a quien solo le queda una salida con el conjunto capitalino.

El trabajo de Lino al frente de los azules ha tenido su sello distintivo, como es su preferencia por correr en las bases y evitar utilizar el toque, algo que le ha dado resultado hasta el momento, ya que los felinos son los líderes en bases robadas del torneo con 44.

“Hemos sido agresivos en las bases y hemos corrido bien. No voy a cambiar cosas que nos han dado buenos resultados”, respondió Lino sobre intentar modificar su estilo en este aspecto del juego, al mismo tiempo dejó claro que de tener que utilizar el toque, lo hará.

“Uno va a jugar según el ingrediente que tenga, pero en el momento que yo entienda que tengo que tocar la bola, la voy a tocar”, concluyo Rivera.