La temporada de Miami, tras varios años en la élite de la NBA y dos campeonatos recientes en 2012 y 2013, puede hacerse larguísima. El equipo entrenado por Erik Spoelstra volvió a caer en su segundo reencuentro en dos días con el que fue su mano derecha durante ocho temporadas. David Fizdale, hoy entrenador de los Grizzlies, volvió a South Beach para sacar un trabajado triunfo por 107-110 apoyado en sus dos estrellas indiscutibles.

Marc Gasol (28 puntos y 6 asistencias) y Mike Conley (21 puntos y 7 asistencias) fueron el motor y el cerebro de unos Grizzlies bien engrasados en el inicio de la era Fizdale. Con un ataque mucho más fluido que en años anteriores (y en el duelo del día anterior en casa ante los propios Heat), Memphis se mantiene con firmeza en la zona de Playoffs. Su partido ante Miami, pese a bajas importantes como las de Chandler Parsons, Zach Randolph, James Ennis y Brandan Wright, fue un buen ejemplo de su mejor versión.

Gasol mantuvo la calma

Eso sí, Miami empezó fuerte, apoyados por la efectividad de Dion Waiters, reconvertido a base ante las bajas de Goran Dragic y Tyler Johnson, y a la imponente presencia de Hassan Whiteside en la pintura. Waiters terminó con 28 puntos, 6 asistencias y 5 rebotes, mientras que el pívot aportó 15 puntos y 12 rebotes. Pese a que los Heat abrieron diferencias en la primera mitad, los Grizzlies fueron poco a poco recuperando el control del partido.

Marc Gasol, con su alcance de tiro cada vez más expandido (2/4 en triples), encontró la fórmula para hacer daño a la defensa de Miami sin entrar en un combate cuerpo a cuerpo con Whiteside. Aprovechando que el pívot de los Heat es menos efectivo defendiendo fuera de la pintura, el mediano de la saga Gasol encontró su tiro desde media distancia y encontró buenas combinaciones en el poste alto con los exteriores de su equipo. Su trabajo dinamizó a Memphis para remontar antes del descanso.

La sentencia de Conley

Pero en la segunda mitad, fue Mike Conley el que remató el partido. Tras jugar solo 23 minutos la noche anterior, Conley terminó fresco en los minutos decisivos. Su trabajo en el último cuarto (11 puntos en los últimos 8 minutos) funcionó para abrir las diferencias definitivas, acompañado por la sorprendente presencia del novato Troy Williams. El ex-alero de la universidad de Indiana, quien salió como agente libre del draft de 2016, aprovechó su primera titularidad como profesional para aportar 18 puntos.

Con esta victoria, la séptima en ocho partidos y sexta seguida a domicilio, Memphis se aúpa a la cuarta posición del Oeste con 11-6, solo por detrás de los potentes proyectos de los Warriors, Clippers y Spurs. Por contra, Miami vuelve a la senda perdedora abandonada de forma momentánea un día antes ante los propios Grizzlies. Con solo Washington y Philadelphia por detrás en el Este, los Heat siguen descolgándose un poco más de la zona de Playoffs con un balance de 5-11.