Marcos Kwiek conoce cada pieza del equipo nacional de voleibol femenino y entre esas fichas resaltan dos veteranas que mantienen el tiempo sin poner atención al tiempo. Se trata de las veteranas Priscila Rivera y Annerys Valdez, de 32 y 35 años, respectivamente.

“Son las más veteranas, pero al nivel que están jugando… Ojalá las tengamos por mucho tiempo”, expresó el brasileño que dirige a las “Reinas del Caribe” desde el año 2008.

Ponderó que tanto Rivera como Valdez conocen su rol como mentoras de las jugadoras más jóvenes. “Ellas entrenan duro y ponen el ejemplo, saben que son un espejo para las más jóvenes y que esas jugadores que vienen subiendo las admiran y quieren llegar donde ellas están”, agregó Kwiek, mientras se preparaba para el partido del lunes en la noche frente a Colombia, en el Campeonato Panamericano que se celebra en el país.

Rivera juega en la selección desde el año 2001 y Valdez lo hace desde 1998. Son las únicas integrantes del equipo que ganó oro en los Juegos Panamericanos de Santo Domingo 2003 que se mantienen vigentes en la selección. “El deseo de jugar y ganar sigue intacto en ellas y eso provoca que sean muy productivas para el equipo”, concluyó Kwiek.

En otro orden, el coach del equipo dominicano opinó que tiene un equipo completo es este momento.

“Todos se fijan en el ataque, pero si no defiendes, no bloqueas y no acomodas, no hay ataque. Hasta ahora hemos logrado un buen nivel con un juego completo, aunque nos faltan algunas cosas que ajustar”.

Kwiek sabe que el torneo se pondrá más duro en la medida que avance el calendario. “Estamos jugando a un buen nivel y podemos seguir mejorando. Nuestra mentalidad siempre es que el próximo juego es el más importante”.

Las dominicanas vencieron a Venezuela y México sin ceder sets en la justa que se juega en el Palacio del Voleibol Ricardo Gioriver Arias y el polideportivo del club San Carlos.

Este año, el equipo dominicano falló en la búsqueda de la clasificación a los Juegos Olímpicos durante el Repechaje Mundial celebrado en Japón, pero rebotó para ganar el Grupo 2 del Gran Prix Mundial.