En el Juego del Comodín de la Liga Americana, los Azulejos depositaron su fe en el abridor Marcus Stroman, quien ayudó a mantener a su equipo con vida al limitar a los Orioles a dos carreras en 6.0 innings en un triunfo de Toronto por 5-2 en 11 episodios.

Ahora, el derecho de 25 años de edad tiene una nueva misión: evitar que los Azulejos se hundan más en la Serie de Campeonato de la Liga Americana ante los Indios.

Stroman, quien tuvo marca de 9-10 y promedio de carreras limpias de 4.37 en 32 aperturas en la campaña regular, está programado para abrir el Juego 3 de dicha serie en el Rogers Centre el lunes por la noche. Toronto está abajo 0-2 en la serie al mejor de siete juegos, luego de perder los primeros dos compromisos en Cleveland.

El capataz de los Azulejos, John Gibbons, considera que Stroman, de ascendencia puertorriqueña, es el indicado para semejante reto.

"Él es uno de esos muchachos que quiere [lanzar en esas situaciones]", dijo el manager. "Eso no significa que siempre vaya a conseguir los resultados que quiere, [pero] él vive para esos momentos".  

De su parte, Stroman piensa disfrutar volver a lanzar en playoffs ante su propia fanaticada.

"Me emociona salir ante el público local y escucharlos, como que me llena de más entusiasmo y confianza", expresó el serpentinero.

Stroman tuvo efectividad de 1.29 y ponchó a 15 bateadores en dos aperturas contra los Indios en la temporada regular este año. La primera de dichas salidas fue en casa el 1ro de julio; el derecho limitó a la Tribu a una carrera en 6.2 episodios en esa ocasión.

Stroman no pitcheó por Toronto en la Serie Divisional de la Liga Americana. Por lo tanto, cuando se suba a la lomita el lunes, estará lanzando con 13 días de descanso. No obstante, el diestro no cree que el largo período de inactividad lo afecte.

"No cambia mi mentalidad en lo absoluto", dijo Stroman. "Estamos en playoffs. Esas cosas se resuelven por sí solas. Estaré bien enfocado sin importar cuántos días hayan transcurrido entre una apertura y otra. Considero que tengo una muy buena rutina y que puedo preparar mi cuerpo para tirar después de cualquier cantidad de descanso.  

"No creo que vaya a ser un factor ni que sirva de excusa. Me siento igual de bien que si estuviese lanzando con mis cinco días de descanso normal, así que estaré listo".