Maria Sharapova fue suspendida por dos años, debido al doping positivo que dio en el Abierto de Australia de inicios de año.

La tenista rusa aseguró después del torneo que consumió la sustancia meldonium por recomendación médica desde antes de que fuera prohibida por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), desde que comenzó el 2016.

La Federación Internacional de Tenis (ITF) reconoció la buena fe de la exnúmero uno del mundo y en lugar de suspenderla desde este día, el castigo tendrá su inicio desde el pasado 26 de enero, la fecha de la prueba de orina de Sharapova.

Además, el órgano rector del tenis mundial indicó que "Masha" deberá perder el efectivo y los puntos que ganó en el primer torneo de Grand Slam de la temporada.

Sharapova no tardó en reaccionar y mostró su inconformidad a través de las redes sociales, donde mencionó que recurrirá al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) para apelar la sanción. 

"El tribunal, cuyos miembros fueron elegidos por la ITF, estuvieron de acuerdo en que yo no hice nada malo de forma intencional; sin embargo, quieren que dejé de jugar dos año al tenis. Voy a apelar para que se reduzca mi castigo", escribió Sharapova en Facebook.