Intratable, doblegando a su rival cuando perfilaba una remontada que no se produjo, el serbio Novak Djokovic se impuso en la final del Mutua Madrid Open al defensor del título, el británico Andy Murray, que cedió su corona por 6-2, 3-6 y 6-3 en un trepidante último juego.

El campeón del 2011 regresó a Madrid, dos años después de su última actuación para ganar en una gran final el título 29 de Masters 1,000, el tercero este año tras los de Indian Wells y Miami, con lo que marcha líder en los de esta categoría, con uno ya de ventaja sobre el español Rafael Nadal.

“Ha sido un gran partido y se ha decidido por pocos puntos, y eso sucede solamente cuando se juega a un gran nivel. Tenía que intentar dictar el juego y ha sido muy difícil de lograrlo”, dijo Djokovic.

“Hay que dar crédito a Andy por lo que ha hecho en el segundo set. Pero estoy muy orgulloso por esta victoria”, añadió el campeón en la pista, antes de recibir el trofeo Ion Tiriac de manos de la alcaldesa de Madrid Manuela Carmena.