El sexto juego de la serie final volverá a enfrentar a dos de los caballos de batalla del torneo, a la hora de confiar en un abridor que garantice una salida profunda y efectiva. El zurdo Nick Additon y el derecho Yunesky Maya repetirán esta noche el duelo del primer juego de esta final que dominan los Leones del Escogido 4-1 sobre los Tigres del Licey.

Ambos tiradores han sobresalido por su dominio sobre los contrarios y al mismo tiempo por transitar durante más de cinco entradas en cada presentación.

En la actualidad, el béisbol dominicano adolece de lanzadores consistentes a la hora de hacer salidas de calidad, categoría que implica seis entradas de tres carreras o menos.

Additon tiene seis salidas de calidad consecutivas, todo un hito para la liga. Ha trabajado cinco entradas o más en nueve de 10 presentaciones este invierno, siete de ellas con seis episodios o más.

En el primer juego de la serie final, el zurdo tiró 6.2 episodios de una carrera, seis hits, tres boletos y dos ponches para anotarse el triunfo. La semifinal fue un período de dominio para Additon, ya que lanzó cuatro partidos y solo aceptó una carrera limpia en 24 entradas para la mejor efectividad de la etapa, 0.38. Cedió 19 hits y cuatro boletos con 13 ponches.

A pesar de su dominio, su récord fue 1-1 en esta etapa y los Leones compilaron 1-3 en sus cuatro presentaciones. Los totales de Additon este invierno son: record de 4-1 con efectividad de 0.98 en 10 partidos y 55.1 entradas. Ha permitido 11 carreras, seis limpias, y 12 boletos con 29 abanicados.

Maya ha cargado la rotación azul

Maya abrió el primer partido del Licey en la serie regular, en el Round Robin y en la final. ¿Alguien duda sobre quién es el líder de la rotación azul?

El cubano compila 13 salidas y 77.2 episodios trabajados en toda la temporada. Este obrero del montículo ha trabajado cinco entradas o más en todas sus presentaciones con ocho actuaciones de seis capítulos y dos de siete. Un verdadero caballo de batalla para la pelota invernal.

En el invierno completo, Maya tiene récord de 3-5 y efectividad de 2.32 con 27 carreras, 22 limpias, 69 imparables y apenas 11 boletos concedidos, en una muestra de sólido control. Ha ponchado a 58 rivales.

En la apertura de la serie, Maya cargó con la derrota, a pesar de una fuerte presentación de 3.2 innings y dos carreras admitidas.

SUBE Y BAJA DEL LICEY

(Sube) Anderson Hernández: El liderazgo del “Menor” (batea para .316), siendo el jugador más emblemático de la actual camada, es un punto que ha favorecido a la escuadra azul, además de que ha respondido en los dos aspectos del juego.

(Baja) Juan Miranda: Pedro López lo salvó el domingo, pero el cubano ha fallado en las cuatro oportunidades que el dirigente le ha dado como bateador emergente en momentos cruciales de esta final.

(Sube) Diory Hernández: Es el principal hombre en el ataque de los azules (.267- 1-5), su bate y su presencia en medio de la alineación son vitales para el éxito de los dirigidos por Lino Rivera.

(Baja) Cazados en el intento: Los Tigres se robaron 50 bases en la regular y 14 en la semifinal, líderes en ambas etapas, en contraste con la final, donde han sido cazados en tres intentos, algo que ha limitado un aspecto fuerte de su estilo de juego.

(Sube) Yamaico Navarro: Es el bate de más poder en la alineación de los Tigres (su promedio de bateo es .381); su entrega a la causa y su intensidad de juego han estado presentes en cada momento de esta final.

(Baja) Jairo Asencio: Luego de haber sido líder de salvados en la serie regular y la semifinal, no ha podido lograr el mismo resultado en la final, dejando escapar una ventaja y cargando con la derrota en otro de los partidos.

SUBE Y BAJA DEL ESCOGIDO

(Sube) Bateo colectivo: Los rojos batean .306 y han anotado 26 carreras para promediar más de cinco anotaciones por juego en esta serie final. 

(Baja) Shaw Hills: Tras dominar en la semifinal (3-0, 3.38), ha sido atacado con fuerza en la final permitiendo tres carreras en 1.2 entradas para acumular una penosa efectividad de 16.20.

(Sube) El dúo letal: Moisés Sierra (.450) y Lew Ford (.438) se han combinado para 16 hits y cinco remolcadas. Han sido el factor común de los rallies escarlatas. 

(Baja) Rafael Montero: Fue otro punto luminoso en el relevo de los Leones en la semifinal (1-0, 1.93) que no ha logrado los mismos resultados en la final; en dos presentaciones ha permitido cuatro hits y una carrera en tan solo 0.2 entradas para efectividad de 13.50

(Sube) Sebastián Valle: El receptor rojo solo tiene dos hits, pero uno de ellos es un grand slam. Su valía ha estado en el manejo del pitcheo y el control de los corredores. 

(Baja) Muchos embasados: No es fácil encontrar un número negativo para un récord de 4-1, pero el pitcheo rojo está embasando muchos hombres y eso se refleja en el WHIP de 1.49.