Michael Kidd-Gilchrist será baja para lo que resta de temporada al verse obligado a pasar por el quirófano para recuperarse de su lesión en el hombro derecho, informa The Vertical.

El jugador de Charlotte Hornets, que sólo ha podido disputar siete partidos del presente curso, fue diagnosticado en un primer momento con una dislocación de hombro, dolencia que le convertía en baja indefinida hasta que se le realizasen más pruebas tras el All-Star.

Siendo revaluado por los médicos pasado el fin de semana de las estrellas, la franquicia de Carolina del Norte ha visto necesario que su jugador sea intervenido quirúrgicamente, por lo que no podrá ayudarles en su actual carrera por alcanzar los Playoffs.