La asignación de rehabilitación del dominicano Miguel Angel Sanó comenzó este fin de semana en la sucursal Triple-A de Minnesota sin ningún contratiempo. En su primer compromiso el toletero jugó cinco entradas como antesalista y bateó de 1-0 con un pasaporte negociado.

Sanó, quien esta temporada pasó a la pradera derecha, jugó dos partidos en la tercera base y uno como bateador designado con Triple-A Rochester. El quisqueyano se está recuperando de un tirón en la corva izquierda que sufrió el 31 de mayo.

El club de Minnesota no será muy estricto con la rehabilitación de Sanó y no fijará un plan para su desempeño en la defensa. El equipo tiene previsto ascenderlo cuando piense que esté listo o necesiten reforzar su roster.