Los Mellizos parecen estar decididos a trasladar a Miguel Ángel Sanó al jardín derecho, ya que el manager Paul Molitor dijo que - salvo una lesión de Trevor Plouffe - el equipo no espera que el dominicano vea acción en su antigua posición, la tercera base.

Esta es la primera vez que Minnesota indica que Sanó no está programado para jugar la antesala durante toda la campaña venidera, ya que se había presumido que el quisqueyano jugaría de manera en la esquina caliente cuando Plouffe necesitara un día libre. Se espera que el dominicano Eduardo Núñez sea el sustituto en la tercera base por ahora.

"A menos que algo suceda, ya sea que erremos en nuestro juicio, algo que no creo que pase, o seamos víctimas de una ola de lesiones y nos veamos obligados a maniobrar. Pero esperaría evitar todo eso", declaró Molitor. "A veces tienes que hacer cambios según las cosas que se te presenten".

Molitor dijo que lo que más le preocupa es que Sanó permanezca sano, ya que no existen muchos peloteros con un cuerpo similar al del dominicano que hayan hecho la transición del cuadro interior a los jardines. Sanó, de 22 años de edad, es atlético, pero a la vez corpulento. El joven lidió con una distensión en la corva durante casi todo el mes de septiembre el año pasado, lesión que sufrió mientras fungía como bateador designado.

"Su corpulencia me hace preguntarme, '¿Seremos capaces de mantenerlo en el terreno?'", manifestó Molitor. "No diría que se trate de un jugador con tendencia a las lesiones, pero es grande y corpulento. Físicamente será difícil para él saltar al terreno y correr de arriba a abajo, y entrar y salir del terreno nueve veces al día. Será un ajuste. "Creo que tendremos que tratar de monitorearlo y ver de qué manera esté lidiando con las exigencias de un jardinero".

Molitor, de 59 años de edad, ha estado involucrado en el béisbol profesional desde que fue seleccionado en el draft por los Cerveceros en 1977, y aun así batalló para recordar a jugadores con un físico similar al de Sanó que alguna vez hayan sido trasladados a los jardines. Algunos de los pocos ejemplos que se mencionaron fueron Adam Dunn, el panameño Carlos Lee y Greg Luzinski, pero pocos más.

"Solamente la conversación de los últimos 30 segundos te dice que tienes que ver 30 ó 40 años atrás para encontrar apenas a dos o tres jugadores que han pasado por algo similar", destacó Molitor.

Pero el capataz de los Mellizos agregó que no está preocupado por el peso de Sanó, a pesar de que el dominicano apenas bajó cinco libras en el invierno, ya que el jugador asegura que ése es su estado natural y que su sobrepeso es mínimo.

"No es tanta mi preocupación", confesó Molitor. "Me fijo en el porcentaje de grasa corporal. Estamos bien con su composición física actual. Al fin y al cabo él es el responsable de cómo salgan las cosas".