Pese a los problemas de Miguel Angel Sanó en la antesala, los directivos de Minnesota aseguran que esperan que el dominicano de 23 años de edad supere sus obstáculos y pronto desarrolle una buena defensa.

Aunque Sanó ha cometido siete errores en 10 partidos desde que volvió como antesalista titular, el club todavía no ha comenzado a alarmarse.

El piloto de Minnesota, Paul Molitor, platicó con el coach de la tercera base Gene Glynn después de la pausa del Juego de Estrellas sobre cómo tratarán de que Sanó haga una fácil transición de nuevo a la tercera base.

Como el resto del equipo, Molitor recalcó su confianza en el joven quisqueyano.

"La verdad es que tiene los atributos para jugar ahí, pero al comienzo ha fallado y él es la clase de muchacho que necesita algo de apoyo cuando comete un error", explicó el capataz. "Pienso que es lo suficientemente fuerte para aceptar el hecho de que tomará algo de tiempo para ser un poco más consistente en esa posición".