El nuevo reglamento de violencia doméstica de Grandes Ligas ya comenzó a cobrar los errores cometidos por los jugadores y el primero en ser castigado ha sido el lanzador cubano Aroldis Chapman, quien ha sido suspendido por 30 partidos debido a un incidente que protagonizó en octubre del año pasado con su novia.

La sanción fue dada a conocer este martes por la oficina del comisionado de Grandes Ligas, Rob Manfred, y se hará efectiva inmediatamente inicie la temporada regular. A pesar de haber expresado que apelaría cualquier tipo de castigo, el jugador de los Yankees aceptó el castigo y mostró su arrepentimiento por medio de un comunicado de prensa.

“No lastimé de ninguna manera a mi novia esa noche. Debí haber tenido mejor juicio con respecto a ciertas acciones, y por eso estoy arrepentido” reveló Chapman, refiriéndose al incidente donde según reportes de varias fuentes había realizado ocho disparos en su cochera y en el cual su novia relató a la policía que el pelotero cubano le sujetó el cuello con las manos y le asfixió durante la pelea que tuvieron.

A pesar de esta acusación la policía no presentó cargos, debido a que los resultados de las investigaciones realizadas no justificaban causa probable.

La utilización de un arma de fuego fue uno de los factores que más perjudicaron al nuevo cerrador de los Yankees, en una posible negociación para evitar ser suspendido.

En particular, el uso de un arma de fuego y el impacto que esto causó en el comportamiento de su pareja”, según las palabras de Manfred, fueron elementos que pesaron en contra del zurdo dueño de una poderosa bola rápida capaz de viajar a más de 100 millas por hora.

El tiempo que le tomará cumplir este castigo impuesto por las Grandes Ligas representará una pérdida de aproximadamente US$1.7 millones de su salario de ocho millones, que cobraría por la campaña que se avecina.

Además de Chapman, las autoridades de MLB investigan los casos del jardinero de los Dodgers de Los Ángeles, Yasiel Puig,  y del campocorto dominicano José Reyes, quien juega para los Rockies de Colorado.