Trinity Gay, hija del velocista estadounidense, tenía 15 años y fue víctima de una bala perdida en un tiroteo en Kentucky.