El escocés Andy Murray, número uno del equipo británico de Copa Davis que este fin de semana pugnará en la final ante Bélgica por su primer título en 79 años, ha insistido en que Gran Bretaña no debe "dejar pasar esta oportunidad".

"Estar en esta posición significa mucho para todos", dijo Murray, número dos en el ránking de la ATP, a la cadena BBC Sport.

Gran Bretaña intentará a partir de este viernes ganar en Gante (Bélgica) su primer título de Copa Davis desde 1936. Su última presencia en una final de este torneo data de 1978.

"Hace cinco años estábamos muy, muy atrás en esta competición; creo que en la posición más baja en la que hemos estado nunca. Así que estar ahora, cinco años después, luchando por el título es una gran oportunidad", remarcó Murray.

En 2010, Gran Bretaña se enfrentó en Eastbourne (sur de Inglaterra) a Turquía (5-0) para evitar el descenso a la cuarta división de la Copa Davis, en una eliminatoria en la que jugó Leon Smith, ahora capitán del equipo.

Murray, de 28 años, confía en que las hazañas del combinado británico este curso en la competición sirvan para aumentar el interés del tenis en el Reino Unido.

"Esto seguro que atrae a nuevos aficionados. Es una gran oportunidad para promocionar nuestro deporte en el Reino Unido. Conseguir la victoria este fin de semana sería algo tremendamente importante para el tenis", indicó el escocés.

"Sin embargo, no es nuestro trabajo aprovechar el éxito del equipo, eso lo tiene que hacer la Federación", añadió.

Además de Andy Murray, su hermano, Jamie, Kyle Edmund, James Ward y Dom Inglot son los integrantes del equipo, que para llegar a la final se deshicieron de Australia en semifinales (3-2), Francia en cuartos de final (1-3) y Estados Unidos en la primera ronda (2-3).