Uno de los grandes eventos deportivos celebrados en el país durante el 2015 lo representó el Torneo Nacional de Béisbol 11-12 años, que durante siete meses logró reunir en una diversidad de escenarios de 32 provincias la friolera de 1,920 niños.

Este es un certamen que cada año crece en lo relativo a la cantidad de equipos y por ende se refleja en el número de participantes con aspiraciones de trillar esa gran trayectoria del béisbol dominicano desde el debut en Grandes Ligas de Osvaldo Virgil en 1957.  

De la mano, del Ministerio de Deportes, con el ministro Jaime David Fernández Mirabal y el inmortal del béisbol, Juan- Piñao- Ortiz a la vanguardia, el Nacional de Béisbol logró durante este 2015 que un total de 128 equipos, pertenecientes a 32 provincias y sus respectivos municipios compitieran desde abril hasta octubre en un torneo multitudinario que enfrentó a comunidades pocos conocidas y visitadas, algunas de ellas extremadamente lejanas una de otras.

Tal fue el caso del representativo de Pedernales, frontera con Haití por la parte sur que enfrentó al combinado de las Terrenas, ubicado en la parte noreste del país y ambos pueblos están ubicados a una distancia de más de 400 kilómetros y se midieron en un gran encuentro durante el certamen de este año, el tercero que se efectúa y de manera ininterrumpida.

Esto mismo aconteció con el enfrentamiento entre Monción (Santiago Rodríguez) versus Proyecto 4 (La Romana).

Un total de 1,920 infantes (11-12 años) tuvieron una participación activa en la justa de este año, en cuya serie regular se efectuaron 1,408 partidos y donde cada fin de semana eran celebrados 128 partidos, es decir que de manera simultánea se efectuaban 42 juegos diarios.

“Es un sueño que Gracias a Dios hemos podido realizar, siempre me ha gustado trabajar en esa categoría 11-12, que es cuando los padres pueden visualizar el futuro que tendrán sus hijos para el béisbol, pienso que es algo grandioso lo que hemos hecho en estos tres años donde nuestra tendencia es a seguir creciendo”, resalta un orgulloso Piñao Ortiz por el éxito que ha tenido el evento.

Claro, Ortiz está consciente que sin el soporte del Ministerio de Deportes este proyecto hoy no tuviera los pantalones largos que exhibe. “El Ministro Jaime David Fernández Mirabal nos ha brindado todas las facilidades para que los diferentes torneos cosechen el éxito necesario”, resalta el inmortal del béisbol.

Otros protagonistas han sido Marcos Díaz, la Major League Baseball y muy especialmente la Federación de Municipios que preside Pedro Richardson, institución que es co-organizadora del Torneo Nacional de Béisbol, pues esta entidad representa el enlace con los municipios.

Ortiz resalta que cada uno de los 128 conjuntos recibe sus respectivos uniformes, equipos de catchers, bates, juegos de guantes completo, además de las pelotas que se utilizan en cada partido. Puso como ejemplo que este año se utilizaron más de 3.500 pelotas.

“Estos son útiles que luego que transcurre el torneo, las diferentes ligas los continúan utilizando, casi todas ubicadas en los municipios y parajes a largas distancias del centro de la ciudad”, sostiene Ortiz sobre otro de los beneficios que tienen estas ligas.
 
El crecimiento

Este proyecto comenzó como el sueño de un ex receptor, cuyo extenso trajinar en el terreno de juego con los equipos en que participó y muy especialmente las selecciones nacionales de República Dominicana lo convirtieron en inmortal del béisbol dominicano.

El mismo comenzó en el 2013 con 15 provincias, en las cuales participaron 60 equipos y que contó con la presencia de 900 infantes. Al año siguiente el certamen creció a 28 ciudades, pertenecientes a112 municipios y los jovencitos que actuaron se elevaron a 1,680. Este 2015 que casi finaliza también fue de absoluto crecimiento, las provincias fueron 32, los conjuntos 28 y los jovencitos 1,920.

Ya Ortiz señaló que para el 2016 serán agregadas otras cuatro ciudades más, lo que indica que serán 32 y por ende más niños podrán dejar a prueba su talento para la disciplina más seguida en el país.
 
Los campeones

Este año el equipo campeón fue el Distrito Nacional (Capotillo), quien venció 3-2 a Pimentel en la gran final.

De su lado, Tamboril, de Santiago se impuso en el 2014, tras vencer a 14-9 a El Llano (San Pedro de Macorís y un año antes, Juan de Herrera (San Juan) se había alzado con el trofeo tras disponer 12 por 5 de Cabral (Barahona) en el primer certamen.

El esfuerzo realizado por el Ministerio de Deportes en la persona de Piñao Ortiz ha valido la pena, pues estos niños forman parte de esa gran materia prima que representa el béisbol en República Dominicana.