El tenista español Rafael Nadal ha dicho este lunes que en 2015 no ha ganado ningún torneo del 'Grand Slam' ni tampoco un 'Masters 1.000', algo que le ocurre por primera vez desde 2004, porque su "lesión" este año "ha sido mental".

"Por primera vez en mi carrera profesional no he sido dueño de mis emociones en la pista, no he tenido el control de mis nervios, he pasado malos ratos, pero lo he superado", dijo Nadal en un acto celebrado en el Auditorium de Palma organizado por uno de sus patrocinadores, el Banco Sabadell.

Ante un numeroso público, entre el que se encontraban sus padres, familiares y amigos, Nadal, quinto en la clasificación mundial, admitió que este año, por esa inseguridad mental, llegó a dudar de "cómo pegarle a la bola".

"Fueron sensaciones que me ha costado superar. Ahora llevo dos meses en que creo estoy haciendo lo que hacía antes, pegarle a la bola como lo siento en ese momento, controlando mejor la ansiedad y volviendo a disfrutar en la pista", señaló.

Nadal subrayó que había llegado a ese estado de dudas debido a las lesiones de rodillas, espalda y muñecas que había sufrido en años anteriores.

"Se pierde seguridad, uno mismo se exige más y las cosas son complicadas. Han sido siete meses en los que ha costado mucho recuperar el nivel mental", destacó.

El tenista mallorquín, que ha ganado 14 torneos del 'Grand Slam', añadió que se siente "con ganas e ilusión" para afrontar los próximos retos, el primero de ellos, el Masters de Londres.

"Tengo una gran motivación, no sé lo que puede pasar, pero intentaré hacer el mejor juego posible en una superficie que no me favorece", ha indicado Nadal, quien cree que en el tenis de hoy "se piensa menos que antes".

"El tenis se está volviendo un deporte de velocidad, prima la potencia antes que el juego táctico, que se está dejando de lado por la mentalidad de los jóvenes que ahora compiten", resaltó.

Sobre los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, el tenista balear considera un acontecimiento de esa naturaleza como "único".

"Competí en Pekín (ganó la medalla de oro en individuales ante el chileno Fernando González) y no pude hacerlo en Londres por lesión, y éste ha sido el torneo que más me ha dolido perderme en toda mi carrera profesional. ¿Si los de Río serán mis últimos Juegos? Nunca se sabe", dijo Nadal, quién reconoció que el serbio Novak Djokovic "es, merecidamente, el mejor del mundo y hay que aplaudirle".