El tenista español Rafael Nadal ganó hoy sin problemas por 6-4 y 6-4 al dominicano Víctor Estrella en el partido de exhibición disputado en el Coliseo José Miguel Agrelot de San Juan, a 2 días del comienzo del Master 1000 de Miami.

Nadal, que previo al partido aprovechó la jornada en Puerto Rico para impartir varias charlas a niños de la isla sobre tenis y superación personal, tuvo, no obstante, que tomarse en serio el partido para imponerse a un voluntarioso Estrella (66 del mundo) que trató de no ponérselo fácil al tenista mallorquín.

La organización del Coliseo José Miguel Agrelot, al que asistieron cerca de 4.000 personas, montó para la ocasión una pista dura a la que Nadal pareció adaptarse sin problemas en un choque en el que se vio al tenista español en tono desenfadado pero tomándose en serio el partido pese a tratarse de una exhibición.

El partido comenzó con un Nadal algo dubitativo, pero con el paso de los minutos se fue imponiendo la mayor solidez del número 5 del mundo, que desde el fondo de la pista buscaba el revés a una mano del dominicano, su flanco más débil del juego.

Nadal rompió el servicio del Estrella en el quinto juego para ponerse a 2-3, ventaja que le serviría para imponerse en 33 minutos en el primer set por un tanteo final de 6-4 que reflejó bien lo que cada jugador hizo en el partido.

La afición puertorriqueña se dedicaba mientras a animar a ambos jugadores, en especial a Nadal, al que dedicaban constante gritos de apoyo.

El segundo set comenzó con la misma tónica del primero, igualado con los dos jugadores desplegando potentes golpes desde el fondo de la pista.

Nadal, poco a poco, fue venciendo la resistencia de Estrella y con un sólido juego desde el fondo de la pista logró romper, de nuevo, el servicio del dominicano en el 7 juego para ponerse a 3-4.

El tenista español, que nunca perdió la sonrisa a pesar de los constantes gritos y bromas que gritaba el público, impuso con el paso de los minutos su mayor contundencia y profundidad de golpes.

La rotura del juego le valió a Nadal para imponerse con un justo 6-4 en el segundo set que repitió el tanteo del primero.

En el último juego y ya con todo prácticamente decidido, los dos jugadores se dedicaron a forzar jugadas espectaculares para el deleite del público, lo que desató el entusiasmo de los asistentes.

Nadal arrojó terminado el partido, además de como acostumbra las muñequeras, su camiseta a la grada, entre gritos de la afición.

El español dijo tras el partido que espera hacerlo bien en el Master 1000 de Miami y que le hubiera gustado disfrutar de mayor tiempo en la isla caribeña, aunque apuntó que espera volver, esta vez de vacaciones.