El brasileño quiso pasarse a Yasmani Duk con un regateo, pero terminó recibiendo un tremendo codazo en el rostro que lo dejó sangrando.