El alemán Nico Rosberg (Mercedes) se proclamó este domingo por primera vez en su carrera campeón del mundo de Fórmula Uno tras acabar segundo, por detrás de su compañero de equipo, el británico Lewis Hamilton, en un estratégico y emocionante Gran Premio de Abu Dabi, vigésimo primera y última prueba del certamen.

Nico Rosberg llegó al circuito Yas Marina con doce puntos sobre Hamilton y salió de él con cinco de ventaja. Hamilton, tres veces campeón mundial, cumplió y se apuntó el triunfo, el quincuagésimo tercero de su carrera y el décimo de la temporada que este domingo vivió su último capítulo.

El inglés necesitaba ganar en Abu Dabi y esperar que Rosberg no terminara en el podio, algo que no se produjo, pese a la tensión final de la prueba.

El nuevo campeón mundial fue valiente en la carrera de cierre y aguantó la presión final para conservar la tercera plaza que le dio la corona y lo convirtió en el trigésimo tercer campeón mundial de la historia, 34 años después de que lo lograra su padre, el finlandés Keke Rosberg.

Nico Rosberg se la jugó en la primera mitad para adelantar con coraje al holandés Max Verstappen (Red Bull) y recuperar una segunda plaza que podría comprometerse por la estrategia de éste de ir a una sola parada al verse relegado al fondo del pelotón en la primera vuelta.

Y en las vueltas finales, el germano resistió el acoso postrero de su compatriota Sebastian Vettel (Ferrari). El tetracampeón mundial lanzó un ataque final para terminar el año con el podio y lo logró, pero ya no le dio para superar a un combativo Rosberg.

El final de la carrera estuvo pleno de emoción, con Vettel en la estela de Rosberg y un Verstappen al límite en la cuarta plaza, tras remontar desde la última en la que se quedó descolgado en la vuelta de apertura al sufrir un trompo.

El español Fernando Alonso (McLaren-Honda) acabó la temporada con un décimo puesto y un punto, mientras que su compatriota Carlos Sainz (Toro Rosso) no pudo acabar tras recibir el impacto por detrás del coche del británico Jolyon Palmer (Renault) que dejó inservible la caja de cambios de su monoplaza.

La carrera arrancó siguiendo el guion previsto. Hamilton conservó la primera plaza desde la “pole”, con Rosberg empeñado en evitar sustos, en su estela.

El germano se mantuvo en la segunda plaza hasta su primera parada para sustituir los neumáticos ultrablandos con los que tomó la salida. Verstappen ya había remontado desde el último puesto al que quedó relegado tras tocarse en los primeros giros con el alemán Nico Hülkenberg (Force India).

El veloz piloto holandés, cuyo incidente le hizo variar de estrategia e ir a una sola parada, se instaló segundo. Pero Rosberg se empeñó en evitar sustos ulteriores y se jugó el tipo para adelantar, en una maniobra de campeón, al joven valor de Red Bull.

De no haber superado a Verstappen, el título de Rosberg habría estado más que comprometido.