El piloto alemán Nico Rosberg (Mercedes) ganó el domingo el decimotercer Gran Premio de China de Fórmula Uno, tercera prueba del Mundial de 2016, con lo que consolidó aún más su liderazgo del campeonato, seguido en el podio, tras una dura batalla, por Sebastian Vettel (Ferrari) y Daniil Kvyat (Red Bull).

El español Fernando Alonso (McLaren) que había salido en décima posición, en su regreso a competición desde su accidente de hace un mes en la primera carrera de la temporada, en Australia, terminó finalmente en duodécima posición.

Su compatriota Carlos Sainz (Toro Rosso), por su parte, llegó noveno, mientras el brasileño Felipe Massa (Williams) fue el latinoamericano más rápido y terminó sexto, tras una impecable defensa de su posición pese a la insistente presión de Lewis Hamilton (Mercedes), séptimo.

La victoria de hoy fortalece la posición como líder de la clasificación para Rosberg, que salió de su primera “pole” de 2016 sin perder esa ventaja –que llegó a ser de más de medio minuto– en toda la carrera, mientras se desataba una espectacular batalla en todos los puestos de puntos, e incluso más allá, por detrás de él. Suma 75 puntos, tras lograr la marca perfecta de firmar tres victorias consecutivas.