Los arreglos que necesita el estadio Quisqueya Juan Marichal de cara a la celebración de la Serie del Caribe están en el limbo, sin que se perciba acción alguna del Ministerio de Obras Públicas, entidad a cargo de la obra.

Tras una reunión del presidente Danilo Medina con el Comité Organizador del torneo de campeones del béisbol caribeño, celebrada a principio de septiembre, trascendió la aprobación de mejoras que incluyen la terminación del clubhouse de visitantes del lado derecho del parque y la construcción de un palco de prensa y una sala de convivios, además del ornato de la fachada y el área frontal del play capitalino.

En el estadio no se observa la realización de ninguno de estos trabajos, vitales para el buen montaje de la serie.

Previo al inicio del presente torneo de béisbol invernal, los equipos realizaron arreglos menores dentro del estadio, el cual mantiene una estructura viable para la comodidad de fanáticos durante los partidos.

Sin embargo, desde hace años se plantean necesidades como las citadas para adecuar el play a la celebración de eventos internacionales.

Durante una reunión celebrada en junio pasado, Juan Francisco Puello Herrera, presidente de la Confederación de Béisbol del Caribe, se quejó por el estado del entorno del estadio y pidió un remozamiento del play fundado en 1955.

Luego se dio a conocer la reunión celebrada en el Palacio Nacional y la decisión de realizar los arreglos, pero el tiempo ha pasado sin que se ponga manos a la obra.

Algunas de esas mejoras también son prerrequisitos para que el país obtenga una sede para el próximo Clásico Mundial de Béisbol, otro tema caído en el limbo.

La Serie del Caribe se iniciará el 1 de febrero con la participación de los campeones de México, Puerto Rico, Venezuela, los anfitriones dominicanos y Cuba como invitado.

La última vez que la serie se montó en el país, los Leones del Escogido lograron su cuarto título en estos eventos. El equipo Vegueros de Pinar del Río, de Cuba, fue el campeón en 2015, cuando se celebró en  Puerto Rico.