El anuncio de un nuevo acuerdo laboral entre las organizaciones y la Asociación de Peloteros de Grandes Ligas trajo anoche consigo la confirmación de la noticia de más impacto social que conocerá el deporte nacional este año: NO HABRÁ DRAFT INTERNACIONAL.

Perdón por las mayúsculas, pero solo puedo decir esto en voz alta, ya que miles de familias que viven del entrenamiento y desarrollo de prospectos y los más de 400 jóvenes que firman cada año están a salvo de que la implementación del sorteo propuesto por Major League Baseball cambiara para siempre la Industria Dominicana del Béisbol.   

MLB es y seguirá siendo un aliado para el país, para nuestra gente. MLB es un cliente porque compra peloteros, socio porque negocia y fija precios y dueño porque es propietario de la estructura.

Pero el Draft Internacional tiene potencial negativo y es mejor seguir con la agencia libre que ha dado dividendos al talento local y calidad al béisbol mayoritario. Siempre se pide que los periodistas seamos imparciales y yo creo que aportamos más al asumir posiciones con responsabilidad.

Esta vez mi posición fue NO AL DRAFT INTERNACIONAL. Y como no hay privilegios sin responsabilidades, ahora regreso a la posición de exigir que el béisbol siga el rumbo de saneamiento que lleva. No tenemos el sistema perfecto y quizás este no exista, pero abogo por un sistema que se preocupe por la educación de los peloteros, donde los avances son innegables, pero se puede hacer más.

Los entrenadores, que impulsen a los niños a no dejar las escuelas; y las organizaciones, que les den seguimiento luego de firmarlos. Que los niños entren a programas de entrenamientos intensivos de los 14 en adelante, que a los 12 años aún vallan al play a disfrutar y no a trabajar. Soy firme en que no quiero ver niños de 12 años y menos siendo preparados para firmas. Ese es tiempo de divertirse.

Que sigamos avanzando en temas como las identidades y el consumo de sustancias prohibidas, para que estanozolol y boldenona dejen de ser las sustancias más recurrentes de los positivos a esteroides en el béisbol.

Un agradecimiento a los peloteros consagrados y con sus problemas económicos resueltos que fueron a Dallas a defender a los adolescentes que sueñan con imitarlos llegando a las Grandes Ligas.

Y un consejo a los entrenadores: Fortalezcan su posición para el próximo acuerdo con trabajo ordenado y siempre acatando las reglas. Mientras tanto… destapen algo y digan: ¡Salud!