El dominicano Miguel Angel Sanó y los boricuas Carlos Correa y Francisco Lindor han sacado la cara por los latinos, al ser los únicos candidatos a conquistar uno de los principales galardones que otorga las Grandes Ligas por el desempeño en la temporada regular.

Los principales reconocimientos que son otorgados a los jugadores en ambas ligas son: Novato del Año, Jugador Más Valioso, Cy Young y Dirigente del Año

Sanó, de los Mellizos de Minnesota, Correa de los Astros de Houston y Lindor de los Indios de Cleveland estarán disputándose el premio de Novato del Año en la Liga Americana, lo que asegura un premio a la representación latina en el béisbol estadounidense.

Estos tres jugadores de primer año sustituyen a figuras que han sido una constante entre los aspirantes a conquistar una de estas distinciones. Un ejemplo de esto lo constituye Miguel Cabrera, Jugador Más Valioso de la Liga Americana en el 2012 y 2013 y finalista en la del 2014.

Otro que no fue seleccionado entre los finalistas fue Robinson Canó quien ha sido un serio aspirante a este galardón en los últimos cinco años.

En el picheo la ausencia más notable entre los latinos es la de Félix Hernández, elegido mejor lanzador de la Liga Americana en la temporada del año 2010 y quedó como segundo finalista detrás de Corey Kluber.

Johnny Cueto es otro ausente en esta lista. El ganador de la Serie Mundial con los Reales de Kansas City fue segundo en las votaciones de la pasada campaña detrás de Clayton Kershaw entre los aspirante a llevarse el trofeo en la Liga Nacional, pero el cambio de liga y desempeño general no le favorecieron en la recién finalizada contienda.

En cuanto a los dirigentes, Fredi González estuvo comandando a los Bravos de Atlanta, pero el conjunto no reunió méritos suficientes para que el figurara entre los favoritos para lograr el reconocimiento para el más sobresaliente de los managers.

Maikel Franco fue otro de los que pudo estar en la pelea por el Novatos del Año en la Liga Nacional, pero recibió un pelotazo en la muñeca que lo mantuvo fuera de juego quitándole la posibilidad de ser el cuarto jugador procedente de un país  latinoamericano en disputa por este premio en las Grandes Ligas.

Ser seleccionado entre lo mejor de todo el año en las mayores y ser los principales representantes de toda una región es un honor alcanzado por el gran trabajo que desempeñaron en su primera experiencia en el mejor béisbol del mundo.