Sin pasar por ventanilla. Para qué esperar si estaba más cantado que una Semana Santa lluviosa. Shaquille O’Neal (44), Yao Ming (35) y Allen Iverson (40), no han terminado apenas de quitarle el olor a sus zapatillas de jugadores de baloncesto y ya acceden directamente al Olimpo eterno de las estrellas.

De la torre china ya prácticamente lo confirmábamos hace unos días, y los adalides de Lakers y Philadelphia apuntaban idéntica precocidad.

Sus carreras

A nivel de títulos no hay color. ‘La ley’ O’Neal arrasó literalmente con todos los títulos colectivos, dejando huérfanos a sus compañeros de alfombra roja. Por los cero campeonatos de Iverson y Yao, Shaq alcanzó la gloria hasta en cuatro ocasiones; una con Miami Heat y tres de púrpura y oro. Centrándonos en el ámbito personal, entendamos porqué este trío merece el ‘Naismith Basketball Hall of Fame Class of 2016’.

Shaquille O’Neal: 23,7 puntos, 10,9 rebotes, 2,5 asistencias y 2,3 tapones. 3 MVP de las Finales, un MVP de la liga regular, 15 All-Star Games y, por supuesto, ‘Novato del año’. 19 temporadas.


Allen Iverson: 26,7 puntos, 6,2 asistencias, 3,7 rebotes y 2,2 robos. Unas Finales, un MVP de la liga regular, 15 All-Star Games y, desde luego, ‘Novato del año’. 14 temporadas.

Yao Ming: 19 puntos, 9,2 rebotes, 1,6 asistencias y 1,9 tapones. 8 All-Star Games. Stoudemire le birló el rookie of the year, pero por supuesto estuvo en el mejor quinteto.

Los demás agraciados

Los tres de arriba son, por trayectoria, los más reconocidos a nivel popular, pero no han sido los únicos afortunados en ingresar en los anales del virtuosismo baloncestístico.

Sheryl Swoopes, leyenda de la liga femenina de baloncesto, la WNBA  —tres veces MVP—, y tres oros olímpicos con la selección norteamericana.

Tom Izzo, histórico técnico universitario en Michigan State, logrando un título para los Spartans y siete viajes por la Final Four.

Jerry Reinsdorf, quien fuera dueño de los Chicago Bulls en su época dorada de Michael Jordan en los noventa, logrando hasta seis títulos de la NBA.

Además, se repartirán otros cuatro reconocimientos a título póstumo. Zelmo Beatty —jugador de la ABA—, Darell Garretson —árbitro— John McLendon— técnico de la NAIA— y Cumberland Posey —quien triunfó tanto en la disciplina del baloncesto como en la del béisbol, donde también tiene nómina en su Hall of Fame—.

La ceremonia de entrega tendrá lugar el día 9 de septiembre en Springfield, Massachusetts. Si hay algún interesado al que le cueste encontrar destino para su dinero, puede adquirir entradas para asistir al evento en www.hoophall.com.

Haz clic para compartir en Twitter (Se abre en una ventana nueva)56Haz clic para compartir en Facebook (Se abre en una ventana nueva)56Haz clic para compartir en Google+ (Se abre en una ventana nueva)Hac clic para enviar por correo electrónico a un amigo (Se abre en una ventana nueva)