Estos jugadores que sobrepasan los 35 años de edad y siguen brillando con luz propia en el béisbol terminaron la temporada con números dignos del nivel y la categoría que los distingue en esta exigente liga.