Oklahoma City Thunder ha ganado su séptimo partido de los últimos ocho al imponerse a los Clippers por 99–100 en el encuentro disputado en el Staples Center.

Kevin Durant, errático a lo largo de la noche, apareció cuando más falta hacía: anotó la canasta que les dio el liderato a falta de 5,8 segundos y en la siguiente acción taponó el intento de Chris Paul. El alero finalizó con una hoja de servicios de 24 puntos, 9 rebotes y 7 asistencias.

Por su parte, Russell Westbrook consiguió 33 puntos y 7 asistencias y Serge Ibaka colaboró con 17 tantos y 8 rebotes.

Paul fue el mejor de los Clippers con 32 puntos, pero nuevamente fue insuficiente para evitar la tercera derrota consecutiva de los californianos. Blake Griffin y J.J. Redick aportaron 15 puntos cada uno.

“Dejo a mi equipo cojo cuando estoy así ofensivamente”, explicó Griffin.
Un dato preocupante

Los Clippers, un equipo construido para optar al anillo, tienen un balance negativo contra los mejores del Oeste. El conjunto de Doc Rivers ha perdido los cuatro partidos jugados ante Golden State, San Antonio y Oklahoma City, los tres únicos equipos que les superan en cuanto a marca de victorias en su conferencia.

“No somos tan buenos como San Antonio o Golden State”, dijo Redick, quien se refirió al duelo ante los Thunder “como un buen test”, aunque reconoció “saber” que “no están a ese nivel”.