La Eurocopa ya comenzó y el primer partido, que enfrentó a Francia con Rumania, dejó un golazo. Cuando los locales parecían que decepcionaban en su debut en el Stade Denis, apareció Dimitri Payet y sacó un zurdazo que se clavó en el ángulo del arquero rumano, lo que les permitió vencer por 2 a 1 y disipar la presión del estreno.

Sin embargo, ese golazo parece estar lejos de igualar el magnífico tanto que convirtió Zlatan Ibrahimovic hace cuatro años a Francia, en el último partido de la fase de grupos de la Euro 2012.

Ya eliminados, los suecos salieron a jugar el último encuentro del Grupo D sólo por cumplir, pero nadie esperaba que se viera uno de los mejores goles del torneo, sino el mejor. Cuando se jugaban 58 minutos de encuentro, cayó un centro al área e Ibracadabra sacó una verdadera pirueta para convertir la apertura del marcador en la victoria final por 2 a 0. Un tanto que de poco sirvió para Suecia y que sólo le permitió a Zlatan entrar en los libros de la Euro 2012. 

¿Se verá un gol mejor? ¿Podrá Zlatan Ibrahimovic realizar una pirueta similar? Sólo el paso del torneo lo dirá.