Usted imaginaría que con la experiencia que ya tiene Pedro Báez y su aporte a los Dodgers de Los Angeles, ya tendría un puesto fijo como el hombre que le prepare el camino siempre al estelar cerrador curazoleño Kenley Jansen, pero ése es solamente una de mil funciones que puede desempeñar el veloz serpentinero dominicano.

¿Proteger una ventaja en el octavo inning? Allí está Báez. ¿Entrar con el juego empatado en el sexto? Hay que llamar al nativo de la República Dominicana. ¿Venir a trabajar antes del quinto inning con el equipo en desventaja? Bueno, allí tienen teléfono para convocar al derecho de 28 años de edad.

De todos los relevistas que se ganan la vida como tales en el apasionante mundo del diamante, Báez es uno de los más versátiles. En una era en la que los apagafuegos suelen ser asignados a un rol específico y no salen de ese papel, él es absolutamente todo lo contrario. Y eso le encanta al dirigente del equipo, Dave Roberts.

"Me brinda una gran versatilidad porque puede tomar la bola en cualquier momento", elogió Roberts. "Puede trabajar varios episodios por salida, retira a los derechos, retira a los zurdos. De manera que lo puedo utilizar en una serie de roles diferentes.

"Este año lo comenzó realmente bien, pero batalló a mediados de la temporada", describió el manager de la Tropa Blanquiazul. "Lo bajamos un rato para que le diera un poco de reposo a su brazo y para que pudiera limpiar algunos detalles desde el punto de vista mecánico. Desde que volvió a las Grandes Ligas, ha impresionado".

Fue precisamente Báez el relevista que contuvo a los Nacionales en Washington durante un episodio antes de darle la pelota a Jansen con la ventaja de los Dodgers en la pizarra, en la que sido la única victoria en la actual serie de los campeones del Oeste de la Liga Nacional.

"Por ser un tipo que habla poco y bajito, a lo mejor lo subestiman bastante", analizó Roberts. "Pero yo sí le tengo una gran confianza. Para mi no ha pasado inadvertido. Me he tomado algunas libertades con nuestro cuerpo de relevistas y una de las razones principales de que pueda hacer eso es la versatilidad de Pedro".

Con efectividad 3.04 en 73 partidos, Báez se siente contento de haber respondido en las oportunidades que se le ha pedido y espera ayudar a los Dodgers a llegar lo mas lejos posible en los Play-Offs del 2016.

"Gracias a Dios tuve una buena temporada", declaró Báez, debutante en las Grandes Ligas el 5 de mayo del 2014. "Esta es una buena experiencia, estoy en mi tercera postemporada.

 "Me dieron más oportunidad y pude aprovecharla", agradeció el relevista de la tierra del merengue. "Todo salió bien. Hay que siempre ir hacia adelante".

Uno de los aspectos más significativos del pitcheo de Báez es que ponchó 83 a bateadores en apenas 74 episodios de trabajo.

"Me propongo seguir haciendo las pequeñas cosas que tengo que hacer, como ejecutar los pitcheos necesarios en el momento indispensable", simplificó Báez. "Como equipo, tenemos que seguir trabajando en conjunto, como en la temporada, sin cambiar nada, solamente saliendo al terreno a jugar pelota".

Una vez termine la postemporada del 2016, Báez pudiera lanzar en la pelota invernal dominicana con los Tigres del Licey después de su respectivo, pero eso todavía no lo ha definido al cien por ciento.

"Todavía eso está en veremos", informó el veloz lanzador quisqueyano. "Estamos aquí y veremos qué puede pasar más adelante".