Los 76ers sorprendieron a propios y extraños al vencer en Phoenix a los Suns por 104–111. Fue el segundo triunfo de la temporada para Philadelphia, que se coloca con un balance de 2–30.

Los 76ers no ganaban desde el pasado 1 de diciembre, acumulando 12 derrotas seguidas desde entonces. Como visitantes sumaban 23 derrotas seguidas contabilizando desde finales de la pasada temporada.

Isaiah Cannon fue el máximo anotador de los vencedores con 20 puntos, mientras que el nuevo fichaje de los 76ers, Ish Smith, terminó la jornada con 14 puntos y 5 asistencias. Nerlens Noel colaboró con 14 puntos y 11 rebotes y Nik Stauskas con 17 tantos. Jahlil Okafor no pudo disputar el encuentro por molestias en una rodilla.

Brandon Knight con 21 puntos y 7 asistencias fue el hombre más destacado de Phoenix.

“Probablemente hemos tocado fondo”, dijo Jeff Hornacek sobre el resultado de su equipo. “Esta última racha nos ha hecho perder confianza. Vamos a seguir trabajando y tratando de llegar a un punto en el que ganemos alguno de estos partidos”.

Lesión de Bledsoe

Los Suns, que desde hace semanas han entrado en barrena con multitud de derrotas, sufrieron un duro contratiempo cuando Eric Bledsoe cayó lesionado durante el segundo cuarto. El base de Phoenix se torció la rodilla y se someterá a una resonancia magnética el domingo para determinar el alcance de la lesión.

Bledsoe lidera a los Suns esta temporada con 20,9 puntos, 6,3 rebotes y 4,1 rebotes.