Los Piratas de Pittsburgh estarán recibiendo este miércoles a los Cachorros de Chicago en un partido que terminará con el sueño de gloria en la postemporada de uno de los dos, por lo que cada uno pondrá sus mejores armas en el terreno.

Ofensiva.

Andrew McCutchen, por los Piratas, y Anthony Rizzo, por los Cachorros, son los líderes en el ataque de ambos conjuntos.  McCutchen bateó para .292 con 23 jonrones y lideró el conjunto en remolcadas con 96 en la temporada regular. El jardinero fue un azote jugando en su casa donde tuvo promedio de 327 con 13 vuelacercas y 44 producidas.

El Jugador Más Valioso en 2013, bateó para .361 con gente en posición anotadora y .383 con corredores en las bases y dos outs, por lo que la labor de embasarse de Starling Marte, (líder del equipo en hits) y Gregory Polanco, que estarán delante de él en la alineación, será determinante en este importante compromiso.

Un punto en contra del limpia bases de los Piratas, es que contra los Cachorros, su bate no tuvo la misma contundencia, conectando para un bajo .222 y tomando en cuenta que tendrá de frente a un lanzador como Jake Arrieta.

Pedro Álvarez, quien fletó en Pittsburgh 14 de sus 27 cuadrangulares en el año, y el veterano Aramis Ramírez, serán otros bateadores a tomar en cuenta en este encuentro.

Anthony Rizzo encabezó a los Cachorros en average (278), tablazos de vuelta completa (31) y  empujadas (101) durante la etapa regular. El éxito de los visitantes en este duelo depende en gran manera de su contribución.

Como visitante, el inicialista fue un dolor de cabeza: 20 de sus 31 cuadrangulares fueron en la ruta, donde bateó para .286 y fue destructor contra los Piratas a quienes les conectó para .352 con tres jonrones y 11 remolcadas.

Bateando con gente en las bases su promedio fue de .311, en posición anotadora .303 y en posición anotadora luego de dos outs .281.

Para que los Cachorros puedan salir con el triunfo y la actuación de Rizzo ante los bucaneros pueda mantenerse, jugadores como Kris Bryant y Starlin Castro deben dar un paso al frente y producir en los momentos cruciales.

Bryant, principal candidato al premio Novato del Año, mandó 26 pelotas fuera del parque e impulsó 99 corredores, colocado principalmente como tercero delante del líder ofensivo del conjunto. El problema con este tercera base, es que solo cinco de sus tablazos fueron en la ruta y su promedio como visitante se reduce a .243 en comparación con el de casa, que fue de .311.

Tomando en cuenta estos números y su condición de novato, será un blanco de ataque del contrario, que preferirá enfrentarlo, antes que a Rizzo.

Luego de haber perdido su puesto como titular en el campo corto, Castro terminó la temporada ardiendo con el bate; en septiembre sus estadísticas fueron de .426 con 20 remolcadas y 11 extrabases.

Fuera del Wrigley Field tuvo su mejor desempeño, pegó para .284 y dio ocho de los 11 palos de vuelta entera, factores que lo colocan como uno de los soportes de Anthony (Rizzo) en el orden al bate de los Cachorros para el juego más importante de la temporada.

Picheo.

Gerrit Cole, por los Piratas, y Jake Arrieta, por los Cachorros, serán los encargados de dominar y llevar a sus conjuntos a la victoria desde el montículo.

Cole, 18-9 con 2.60, lideró el conjunto en ambos departamentos, condición que lo colocó como el elegido para lanzar ante los Cachorros en este juego de muerte súbita.

EL derecho de los Bucaneros gozó de una envidiable primera mitad en la campaña, con registro de 13-3 y 2.30 de efectividad, en la segunda parte sus números se redujeron a 6-5 con 2.98, pero cerró el año en gran forma con 4-1 en el mes de septiembre.

Lanzando en Pittsburgh, el as tuvo récord de 9-3, su porcentaje de carreras limpias fue de 2.83 y contra los cachorros tuvo marca de 2-1 con 2.13 de efectividad en 25.1 de entradas permitió 6 carreras limpias, ponchó a 32 bateadores y la oposición le bateó para .225.

En 208 entradas que trabajó en el año, permitió 11 jonrones, algo que habla de lo difícil que fue sacarle la pelota del parque. Los zurdos le batearon para .227 con cinco vuelacercas, un factor importante en el momento de enfrentar a Anthony Rizzo.

Su historial en postemporada es de 1-1 con 2.45 de efectividad, producto de tres carreras limpias en 11 entradas.

Arrieta, 22-6 con 1.77 de efectividad y principal candidato al Cy Young son las credenciales que muestra el as de los Cachorros de frente a su primer partido esta etapa en las Grandes Ligas.

Como visitante tuvo marca de 13-1 con 1.60 efectividad y luego del clásico de mitad de temporada fue de 12-1 con una brillante efectividad de 0.75.

En agosto y septiembre estuvo incontenible desde la lomita, saliendo invicto en ambos, con números de 6-0, 0.43 y 4-0 con 0.45.

Contra los Piratas ganó tres y perdió uno, con porcentaje de carreras limpias de 0.45. Les lanzó 36 entradas de tres carreras con 33 ponches y le conectaron para .151.

Durante su labor de 229 innings le pegaron 10 jonrones, por los que se proyecta un juego de pocos extrabases. Los derechos le conectaron para .205, lo que representa un problema para el poder de largo metraje que descansa en los bates diestros de los Piratas.

Los cerradores serán otro factor importante en este duelo crucial. Mark Melancon viene de ser líder en salvamentos en las Grandes Ligas con 51, su actuación en postemporada efectividad de 9.82 en 4.2 entradas deberá mejorar para los Piratas.

Héctor Rondón tuvo 30 salvados en 34 oportunidades, será su primera oportunidad en los playoffs. En todo caso los Cachorros cuentan con Fernando Rodney, quien tiene experiencia en estas labores.

En general, ambos son fuertes  en la situación que enfrentan este miércoles: los Piratas como local (53-29) y los Cachorros como visitantes (48-33), por lo que la victoria estará en quien aproveche mejor los mínimos errores que el picheo pueda cometer.