El segundo y anhelado campeonato de los Warriors de Golden State está en veremos debido a la ausencia de la estrella del conjunto, Stephen Curry, quien estará fuera por las próximas dos semanas.

Curry abandornó el partido del domingo ante los Rockets de Houston por un esguince en el ligamento medio colateral de la rodilla derecha de grado uno, según determinaron los resultados de la resonancia magnética, a la que fue sometido este lunes.

Este tipo de lesión toma alrededor de quince días de recuperación, tiempo en el cual el los Warriors deberán terminar su serie con los Rockets, a quienes dominan 3-1 y estarían enfrentándose al ganador entre los Clippers de los Ángeles y los Trail Blazers de Portland.

En la temporada regular los Warriors establecieron una nueva marca de victorias al concluir con registro de 73-9. En este proceso Curry fue el arma del equipo, terminando la campaña como máximo encestador de la liga, con promedio de 30.1 puntos por partido.

En esa travesía los campeones defensores no contaron con el Jugador Más Valioso de la liga en tres desafíos, en los que acumularon marca positiva de 2-1, mientras en los playoffs, en su ausencia tienen registro de 1-1. Y en los dos encuentro que ha visto acción en la postemporada, no ha jugado en la segunda mitad.

A pesar de la ausencia de Curry y las interrogantes de que pueda regresar al nivel acostumbrado, luego de que se recupere de la lesión, estarían disputando la parte final de la siguiente serie.

Los dirigidos por Steve Kerr cuentan con el talento para competir, pero solo el tiempo dirá si tienen lo necesario para ganar sin su estrella.