Más de 10 mil atletas se darán cita en los Juegos Olímpicos de Río 2016 con la intención de subir a lo más alto del podio, colgarse la medalla de oro y bañarse con la gloria más grande.

De los miles de atletas que competirán en los 306 eventos de 28 deportes diferentes, muy pocos tendrán la oportunidad de obtener un metal. Y menos serán los que se impongan en su disciplina y entonen el himno de su país al final de la competencia.

Si continuamos reduciendo el número, sólo unos cuantos pasarán a la lista de los inmortales al romper la marca de su disciplina. Es que destrozar las marcas olímpicas no es nada fácil, pues muchas de ellas han permanecido por décadas al lado del nombre de su protagonista.

Y es en el atletismo donde se encuentran las marcas que han perdurado decenas de años y varios ciclos olímpicos. 

El mejor caso para reflejar esta situación es el récord del legendario Bob Beamon. Con tan sólo 22 años, el atleta estadounidense voló en la prueba de salto de longitud de México 1968 y cayó 8.9 metros después de su despegue. Desde aquella marca ya han pasado 48 años y después de 12 justas olímpicas se espera por otro héroe que pueda romper la marca del hombre que ahora tiene 70 años.

Después del increíble récord de Beamon, en la década de los años 70 no hay registros de marcas que aún perduren, a diferencia de lo que ocurrió en la década de los 80, donde se encuentran hasta 12 plusmarcas que no han se han roto hasta la actualidad.

Los Juegos Olímpicos de Seúl 1988 se posicionan como el evento en el que se mantienen con vida el mayor número de marcas. Entre los récords que no se han logrado romper desde la justa asiática se encuentran los tres mil metros con obstáculos, el lanzamiento de bala y el lanzamiento de martillo, en las pruebas para hombres.

Además, en ese evento sobresalieron las mujeres Florence Griffith Joyner y Jackie Joyner-Kerse, cada una con dos marcas que sobreviven hasta nuestros días.

Flo-Jo es dueña del récord de los 100 metros planos, con una marca de 10.62 segundos y los 200 metros con un tiempo de 21.34 segundos; mientras que Jackie impuso una distancia de 7.40 metros en salto de longitud y terminó el heptatlón con siete mil 291 puntos.

Los récords olímpicos en atletismo más antiguos de la historia:

400 metros

Michael Johnson (EE.UU.)

TIEMPO: 43.49 segundos – Atlanta 1996

400 metros vallas

Kevin Young (EE.UU.)

TIEMPO: 46.78 segundos – Barcelona 1992

3000 metros obstáculos

Julius Kariuki (Kenya)

TIEMPO: 8: 05.51 – Seúl 1988

Salto de altura

Charles Austin (EE.UU.)

DISTANCIA: 2.39 metros – Atlanta 1996

Salto de longitud

Bob Beamon (EE.UU.)

DISTANCIA: 8.90 metros – México 1968

Salto triple

Kenny Harrison

DISTANCIA: 18.09 metros – Atlanta 1996

Lanzamiento de bala

Ulf Timmermann (Alemania)

DISTANCIA: 2.47 metros – Seúl 1988

Lanzamiento de martillo

Sergey Litvinov (Unión Soviética)

DISTANCIA: 84.8 metros – Seúl 1988

100 metros

Florence Griffith Joyner (EEUU).

TIEMPO: 10.62 segundos – Seúl 1988

200 metros

Florence Griffith Joyner (EEUU).

TIEMPO: 21.34 segundos – Seúl 1988

400 metros

J. Marie-Jose Perec (France).

TIEMPO: 48.25 segundos – Atlanta 1996

800 metros

Nadezhda Olizarenko (Unión Soviética).

TIEMPO: 1: 53.43 – Moscú 1980

1500 metros

Paula Ivan (Rumania).

TIEMPO: 3: 53.96 – Seúl 1988

Salto de longitud

Jackie Joyner-Kersee (EE.UU.)

DISTANCIA: 7.40 metro – Seúl 1988

Lanzamiento de bala

Ilona Slupianek (Alemania)

DISTANCIA: 22.41 metros – Moscú 80

Lanzamiento de disco

Martina Hellman (Alemania)

DISTANCIA: 72.30 metros – Seúl 1988

Heptathlon

Jackie Joyner-Kersee (EE.UU.)

7,291 puntos – Seúl 1988

Relevos 4x400

Unión Soviética.

TIEMPO: 3: 15.17 – Seúl 1988