La Selección de Gales comandada por Gareth Bale llamó la atención de los aficionados al balompié y la prensa internacional